Cognición investida: La puerta de entrada hacia la neurociencia de la moda

Dentro de la investigación científica del comportamiento y la conciencia, existe una variante teórica que está abriendo las puertas a nuevas áreas de estudio. La cognición investida – también llamada cognición vestida en español a partir de enclothed cognition en inglés – es una propuesta por los investigadores Adam y Galinsky (2012) en el esquema de la psicología social que propone un argumento sencillo pero significante: Los objetos materiales que usamos sobre nuestro cuerpo pueden afectar – y notablemente – las maneras en que nos sentimos, percibimos el mundo y nos comportamos en él.

Fisiológicamente podríamos comenzar a considerar esto desde el esquema de la sensación y percepción. Por poner como ejemplo la vista, la ropa funciona como un estímulo del que se pueden determinar muchas cosas: el color, la sombra, la textura aparente, la caída, la forma, etc. Estas claves visuales entran al ojo en forma de ondas de luz que, subsecuentemente, estimulan los conos y bastones en la retina. Esto produce una señal eléctrica que viaja por el nervio óptico hacía el lóbulo occipital del cerebro (Arroyo et al., 1997; Pinel, 2011). Esto cumple la etapa de la sensación – donde el objeto es visto – pero la imagen construida debe después viajar por la red neurológica dentro del mismo cerebro para ser asociada con memorias, palabras, conceptos, usos, etc. (Braisby & Gellatly, 2012). Esto cumple con la etapa llamada percepción – donde lo visto puede ser reconocido, nombrado, usado, etc. De esta manera, el sencillo acto de ver y reconocer una prenda, un accesorio, o bien cualquier objeto detona una serie de procesos mentales que nos permiten interpretar nuestro entorno e interactuar con él.

Adam y Galinsky (2012) tomaron esta idea y buscaron si existe una interacción más profunda. A un grupo de estudiantes voluntarios se les pidió tomar una prueba de atención selectiva llamada una prueba de Stroop (Figura 1). Debido a la existencia de evidencia que indica que las batas de médicos son generalmente asociadas con una alta necesidad de atención y cuidado, dividieron a sus voluntarios en 3 grupos distintos: los miembros del grupo 1 llevaron la prueba de atención vestidos tal como llegaron, a los miembros del grupo 2 se les pidió que se pusieran una bata de médico para contestar la prueba y a los miembros del grupo 3 se les pidió observar una bata de médico pero sin ponérsela para llevar a cabo la prueba. Sus resultados encontraron una diferencia estadísticamente significante entre quienes no usaron la bata de médico – que cometieron más errores en la prueba de atención – a comparación de los que la tenían puesta – que cometieron menos o nulos errores.



Este experimento ha sido replicado de múltiples maneras para controlar otras variables. Los mismos Adam y Galinsky (2012) rehicieron el experimento pero dividiendo a sus participantes en dos grupos: uno usando la misma bata blanca, – a quienes se les dijo que era una bata de médico – y el segundo usando la misma bata blanca – a quienes se les dijo que era una bata de pintor. Encontraron, una vez más, que quienes usaron la bata – llamada de médico – cometieron menos errores que el grupo de quienes usaron la misma bata pero llamada de pintor. Otros estudios como el de López-Pérez et al. (2016) investigaron la relación entre el uniforme de enfermera y la reacción empática mientras que Mendoza y Parks-Stamm (2020) investigaron la relación entre el uso del uniforme policiaco y la toma de decisión de disparar un arma de fuego hacia inocentes.

El principio de la cognición investida, proponen Adam y Galinsky (2012), depende de dos factores: el significado simbólico que el individuo asocia a la ropa – sea consciente o inconsciente – y el acto físico de usar la ropa. La continuación en esta área de estudio nos permitiría encontrar correlaciones entre el uso de ropa y actividades conductuales y cognitivas que, gracias a nuevas tecnologías de investigación – como el el rastreo ocular, la reacción galvánica en la piel y el electroencefalograma – nos podrían permitir un entendimiento más profundo de lo que sucede a nivel neurológico al usar ropa (Almaguer-Buentello, 2020; Cruz-Garza & Greaves, 2020; Kounios, Abraham & Dickson, 2020). Esto nos lleva, por supuesto, a una serie de preguntas que quedan por contestar. ¿Podemos atribuirle poderes a nuestra ropa con el entendimiento que generamos viviendo con ella? ¿Pueden otros empoderarnos o perjudicarnos con sus comentarios de nuestro atuendo? El campo de estudio se encuentra todavía en su infancia, y será gracias al desarrollo del rigor en la investigación científica y la curiosidad que nos proponemos los psicólogos de la moda a buscar los siguientes descubrimientos que enriquecerán nuestro entendimiento de nuestra relación con la cultura material producida por la industria de la indumentaria y la moda.

Para conocer más detalles, mi ensayo en cognición investida junto con otros escritos sobre la neurociencia de la creatividad y estudios de la intuición están disponible en la primera edición de Seisma Magazine: Neuroscience. Disponible en físico y en digital en www.seismamag.com/store.

Referencias:

Adam, H., & Galinsky, A. D. (2012). Enclothed cognition. Journal of Experimental Social Psychology, 48(4), 918-925. https://doi.org/10.1016/j.jesp.2012.02.008

Almaguer-Buentello, D. (2020). Enclothed cognition. Seisma Magazine: Neuroscience, 110-113. https://www.seismamag.com/store

Arroyo, S., Lesser, R. P., Poon, W. T., Robert, W., Webber, S., & Gordon, B. (1997). Neuronal generators of visual evoked potentials in humans: visual processing in the human cortex. Epilepsia, 38(5), 600-610. https://doi.org/10.1111/j.1528-1157.1997.tb01146.x

Braisby, N., & Gellatly, A. (Eds.). (2014). Cognitive Psychology. Oxford University Press.



Cruz-Garza, J. & Greaves, D. (2020). The metrics of muse. Seisma Magazine: Neuroscience, 14-21. https://www.seismamag.com/store



Kounios, J., Abraham, A. & Dickson, A. (2020) Waves of creativity. Seisma Magazine: Neuroscience, 4-12. https://www.seismamag.com/store


López-Pérez, B., Ambrona, T., Wilson, E. L., & Khalil, M. (2016). The effect of enclothed cognition on empathic responses and helping behavior. Social Psychology, 47(4), 223. https://doi.org/10.1027/1864-9335/a000273

Mendoza, S. A., & Parks-Stamm, E. J. (2020). Embodying the police: the effects of enclothed cognition on shooting decisions. Psychological Reports, 123(6), 2353-2371. https://doi.org/10.1177/0033294119860261

Pinel, J., (2011). Biopsychology, 8th Edition. Pearson.